Los Desarrollos Industriales Prado Marina se retrasan de nuevo

Los trabajos de urbanización de las tres últimas fases del nuevo polígono industrial de la capital ribereña, que el Ayuntamiento adjudicó a la firma Desarrollos Industriales Prado Marina, constituida por Gerardo de la Calle y Caja de Burgos, podrían comenzar a mediados de 2014 y se prolongarán por espacio de entre tres y cinco años.

Estos son los plazos con los que se trabaja en el seno de la empresa adjudicataria de su desarrollo y que confirmó uno de sus responsables, Ignacio de la Calle. quien reconoció que intentarán acortar estos periodos todo lo posible para que Aranda disponga de suelo industrial cuanto antes.

Y es que, a pesar de que la ejecución de la primera etapa, después de casi un año y medio de obras, está prácticamente concluida, los más de 200.000 metros cuadrados de suelo que se iban a liberar ya están agotados. Son en total cinco las empresas que se ubicarán allí, creando alrededor de 400 puestos de trabajo, y alguna, como la planta de tratamiento y envasado de productos hortofrutícolas de Verdifresh, a punto de empezar a producir ya.

El desarrollo de las fases 2, 3 y 4 afectará a una superficie total de 1,4 millones de metros cuadrados. Esta cifra quedará reducida a poco más de 80 hectáreas una vez se deslinde el espacio destinado a dotacional público y cesiones al Ayuntamiento, zonas verdes y viales y ferrocarril.

El 53% del terreno se destinará a parcelas tipo 1, que son aquellas que se situarán en la confluencia con el Polígono Industrial Allendeduero y tendrán entre 10.000 y 100.000 metros cuadrados de superficie. El resto se distribuirá en 36 parcelas de 5.000 metros cuadrados y otras 200 de mil.

«Todo esto viene regulado por el Ayuntamiento que cuando aprobó el plan decidió que la zona junto a la vía del antiguo Valladolid Ariza sea para industria pesada, por eso son parcelas de hasta 100.000 metros, la zona media va para parcelas pequeñas y la de más al sur para las medianas», indicó Alberto Ruiz Capillas, profesional designado por Caja de Burgos a este proyecto.

El único dato que falta por aportar a la iniciativa es la inversión que requerirá su desarrollo, pendiente de incorporar algunos datos como el posible desvío de algunas canalizaciones que será necesario acometer, y que encarecerá el proyecto.